La incertidumbre sobre la sostenibilidad del actual sistema de pensiones en España despierta muchas cuestiones. Una de ellas es si resulta recomendable complementar nuestra pensión con planes de pensiones privados que complementen la pensión durante la jubilación. Con este artículo queremos ofrecerle algunas claves sobre los planes de pensiones.

1. QUÉ FONDO DE PENSIONES ELEGIR.

 

La elección correcta del fondo de pensiones en el que depositar su dinero es muy importante y siempre recomendamos ponerse en contacto con un asesor financiero profesional. Existe una gran diversidad de planes de pensiones y, según su política de inversión, podemos dividirlos en 3 grupos:

  • ▪ Renta fija: invierten en instrumentos de deuda pública o privada.
  • ▪ Renta variable: invierten en acciones de compañías cotizadas.
  • ▪ Renta mixta: se mezcla la renta variable con la renta fija.

 

A tratarse de un plan de pensiones donde el horizonte de inversión suele ser a largo o muy largo plazo, dadas las limitaciones a su rescate que comentaremos más adelante, consideramos interesante invertir en un plan de pensiones que invierta en renta variable, dado que el horizonte temporal de la inversión suele ser superior a los 5 años

Una vez elegido el tipo de plan, lo siguiente es analizar la firma que lo gestiona y leer la política de inversión del vehículo: países donde invierte, tipos de empresa, plazo recomendado, etc. Resulta fundamental conocer sus resultados, su histórico como gestora y obtener información sobre su filosofía de inversión y las condiciones de cada plan de pensiones concreto.

 

 2. AHORRO FISCAL.

 

Aquí llega el punto más importante, ya que la ventaja de los planes de pensiones frente a otro tipo de productos que también invierten en renta variable es el ahorro fiscal. A través de un plan de pensiones podemos deducirnos una importante cantidad anual en la declaración de la renta en función del porcentaje marginal de IRPF al que tributemos.

Sin el ahorro fiscal no merecería la pena invertir en un plan de pensiones ya que conlleva la inmovilización de la inversión hasta la jubilación o un plazo mínimo de 10 años, perdiendo gran parte de su atractivo como instrumento para canalizar el ahorro a largo plazo.

Las aportaciones a un plan de pensiones reducen la Base Imponible del IRPF hasta un máximo de 8.000 euros por contribuyente en el caso general. En la siguiente imagen se detalla el ahorro fiscal según la aportación realizada y el tipo marginal del IRPF del contribuyente:

 

Fuera del caso general existen algunas situaciones particulares por las que el partícipe puede aportar diferentes cantidades según sus condiciones, que se pueden resumir en la siguiente tabla:

Después de esto vendría la gran pregunta: ¿para qué desgravármelo ahora si cuando recupere el dinero tendré que tributarlo? Recordando el concepto de capitalización compuesta que veíamos hace poco, a continuación explicamos cómo sacar rendimiento a dicho ahorro a través de la inversión en renta variable.

 

 

  3. CAPITALIZACIÓN COMPUESTA.

 

El dinero tiene un valor en el tiempo y mediante la inversión en un buen plan de pensiones podemos obtener una rentabilidad satisfactoria a largo plazo. Como explicamos en el artículo “Conoces la Capitalización Compuesta”, es una consecuencia del efecto multiplicador que puede suponer una inversión en el largo plazo. ¿Por qué no capitalizar la inversión aportada y que nos genere una rentabilidad mientras me devuelven parte de lo invertido?

Como suele ser más sencillo, os dejamos un ejemplo práctico comparando 3 casos:

  • ▪ Ana con 30 años (35 años de ahorro e inversión hasta la jubilación), invierte un total de 2.000 euros al año durante 35 años con un tipo marginal de IRPF del 19%
  • ▪ Sara con 40 años (25 años de ahorro e inversión hasta la jubilación), invierte un total de 4.000 euros al año durante 25 años con un tipo marginal de IRPF del 30%
  • ▪ María con 50 años (15 años de ahorro e inversión hasta la jubilación), invierte un total de 8.000 euros al año durante 15 años con un tipo marginal de IRPF del 45%

Ya utilizamos un ejemplo parecido en el mencionado artículo sobre la capitalización compuesta y cómo el factor tiempo influye en ella. Veamos qué sucede si suponemos una rentabilidad anualizada del 8% en los tres casos, tanto sobre el total como sobre la parte de Ahorro Fiscal que supone realizar aportaciones a un plan de pensiones:

  Como podemos observar, Ana, ha invertido 2.000 euros por año desde los 30 hasta los 65 años (es decir, 35 años de capitalización), lo que le generaría un ahorro fiscal durante estos años de 13.680 euros, 380 euros al año. Al final de los 35 años las aportaciones realizadas al plan de pensiones, 72.000 euros, se habrían convertido en 404.140,64 euros gracias a la capitalización compuesta, estimando una rentabilidad anualizada del 8%. Además, el ahorro fiscal generado asciende a 13.680 euros, que invertido a esa misma rentabilidad nos generaría 76.787 euros extra gracias a las deducciones fiscales.

En otro de los 3 casos aquí expuestos vemos que María, con mayor poder adquisitivo, aportó 8.000 euros al año, cifra máxima. Pongamos el ejemplo de que tiene un IRPF del 45%, lo que le permitiría tener un ahorro fiscal de 57.600 euros, 3.600 euros al año, como deducción fiscal. Sin embargo, gracias a la capitalización compuesta, invirtiendo dicho ahorro fiscal al 8% anualizado obtendría 117.901 euros en 15 años. Por lo tanto, al final del periodo tendría 262.002 euros por la revalorización del plan de pensiones y otros 117.901 extra gracias al ahorro fiscal.

 

 4. REEMBOLSO DE UN PLAN DE PENSIONES.

 

En la mayoría de las inversiones, como los fondos de inversión, la forma de rescatarlo no influye sobre su fiscalidad. Pero en el caso de los planes de pensiones nos encontramos con una situación diferente.

Con nuestro plan de pensiones obtenemos un beneficio fiscal y no tendremos que pagar impuestos hasta la hora del rescate o reembolso. Ese día, el pago variará en función de la cantidad rescatada en cada año.

Un plan de pensiones tributará como renta del trabajo en el IRPF, y no como renta del ahorro. Esto implica estar atentos a la escala de tipos fiscales a la hora de retirarlo, ya que dicha cantidad se sumará a la cantidad obtenida por otros rendimientos.

Formas de recuperarlo:

  • ▪ En forma de capital: El partícipe percibe el total del plan en un único cobro.
  • ▪ En forma de renta: Pueden ser temporales o vitalicias.
  • ▪ En forma mixta: Combinando las dos anteriores.
  • ▪ En disposiciones: Decides libremente la cuantía y las fechas para los reembolsos.

 

La decisión de cada uno dependerá de sus circunstancias personales, siendo aconsejable no rescatar el plan de pensiones en forma de capital, ya que de esa manera el tipo marginal es probable que sea el más elevado y se acabe pagando el máximo de impuestos. Además, el origen fundamental del plan de pensiones es complementar a la jubilación y que el ahorro siga luchando contra la inflación, por lo que rescatarlo en forma de renta o en disposiciones poco a poco podría ayudar a rebajar la carga fiscal.

Los supuestos en los que se puede recuperar un plan de pensiones son los siguientes:

  • ▪ Jubilación: edad ordinaria, anticipada o diferida.
  • ▪ Incapacidad laboral: cuando esta es total para elaborar nuestro trabajo habitual.
  • ▪ Situaciones de gran dependencia y dependencia severa.
  • ▪ Fallecimiento: se generan derechos a favor de herederos o beneficiarios designados.
  • ▪ A los 10 años de haber realizado la aportación.

 

 5. TRASPASAR UN PLAN DE PENSIONES

 

Por último, queremos hablar de los traspasos de planes de pensiones. Es una cuestión que apenas se plantean muchas personas e incluso que se desconoce, pero es una operativa muy sencilla que permite mover el ahorro entre diferentes planes de pensiones y que no conlleva asociado ningún gasto o penalización, además el traspaso no conlleva ningún tipo de peaje fiscal, por lo que el partícipe tiene mucha libertad para mover sus ahorros.

Hay bancos y entidades que ofrecen traspasos con bonificaciones y regalos, pero luego el propio plan ofrece rentabilidades muy pobres ¿merece la pena? En nuestra opinión, como hemos mencionado en el primer punto, es fundamental elegir un buen plan de pensiones, analizar su estilo de inversión, la gestora y demás aspectos relevantes, pensando en que estaremos muchos años en el fondo.

 

Desde noviembre de 2015, en Metagestión gestionamos Metavalor Pensiones, plan de pensiones que replica la cartera de Metavalor Internacional. El plan cuenta con las 5 estrellas de la casa de análisis Morningstar y ha obtenido una rentabilidad del 31,63% (desde dicho inicio, en noviembre 2015, hasta el 16-05-2018, fecha en la que se escribe este artículo). Por ello, le recomendamos que visite nuestra página web y conozca nuestra política de inversión. Para cualquier cuestión relacionada con este u otro asunto estaremos encantados de atenderle.

  

Aitor Retolaza
Desarrollo de Negocio en Metagestión

Suscríbase a nuestra newsletter para no perderse nuestras últimas novedades:

Archivo:

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Más Información